El bullying es una circunstancia que, en realidad, no tiene nada de nuevo. Se trata simplemente de un nuevo nombre para una vieja situación que tiene lugar desde que el hombre es hombre y se organiza en sociedad. En pocas palabras, el bullying no es otra cosa que el abuso de una persona sobre otra más débil.

Ahora existen un sinnúmero de estudios que buscan explicar las razones detrás de este fenómeno social, así como numerosas clasificaciones para cada uno de los distintos tipos de bullying a los que deben enfrentarse los individuos en sus actividades cotidianas, como el laboral, el psicológico y el sexual. Por ahora, nos concentraremos en el bullying escolar y en algunas maneras en cómo se puede atender este problema en familia.

A fin de cuentas, los niños siempre se han molestado unos a otros y siempre ha habido uno en el grupo que debe soportar las burlas y el acoso de los demás. Es una circunstancia cotidiana y no debería alarmarnos, siempre y cuando la situación se mantenga dentro de ciertos límites.

Para ello, es importante que exista comunicación entre padres e hijos pero, sobre todo, que los padres puedan identificar si se presenta un comportamiento inusual en sus hijos. Los motivos para que un niño modifique su conducta pueden ser múltiples pero una observación atenta por parte de aquéllos que mejor los conocen, sus padres, puede ser una indicación de que algo no marcha bien.

Es importante que los niños desarrollen su propia identidad y que adquieran confianza en si mismos, de esta manera será mucho más difícil que se conviertan en objeto de burlas o amenazas por parte de sus compañeros. Una forma de lograr esto es invitarlos a que participen de las distintas actividades que se promuevan en sus escuela, ya sean deportivas o culturales. Esto servirá también para que aprendan a crear lazos de amistad y cooperación con sus compañeros.

En casos particularmente serios, cuando el niño sienta que es incapaz de hacer frente al problema por si mismo, será necesario presentar el caso ante las autoridades escolares para que intercedan. Lo normal es que estas situaciones puedan ser controladas por quienes tienen más autoridad entre los estudiantes, ya sean los profesores o los directores.

En resumidas cuentas, lo que más importa es la cercanía entre padres e hijos, ya que son estos lazos los que enseñaran a los niños los primeros pasos en la convivencia con otras personas.

3 responses

  1. Marce says:

    Me parece muy importante que se hable sobre el bullying escolar desde casa y que desde ahi se le enseñe a los niños los valores para defenderse de las agresiones pero es mas importante que se les enseñe a respetar y a no agredir a sus compañeritos

  2. El bullying se debe hablar desde casa para prevenir a los niños y enseñarles cómo pueden defenderse para que no se dejen de nadie nunca.

  3. Gilberto Delgado says:

    El bullying no es una práctica nueva pero tampoco es algo que debe permitirse, los niños deben ser enseñados desde pequeños a marcar límites y defenderse solos ya que los padres no podemos acompañarlos a la escuela, más sí podemos aconsejarlos y en casos extremos, pedir asesoria legal en acoso escolar, lo más importante es proteger la integridad física y mental de nuestros pequeños.

Leave a Reply

Your email address will not be published.