La hora de dormir es uno de los momentos más importantes del día, ya que es el momento en que podemos hacer una pausa para reflexionar sobre los eventos del día y poner cada cosa en su lugar. Lamentablemente para nuestra sociedad, este momento no es más que la oportunidad para olvidarse del ajetreo cotidiano y deshacerse, al menos por un rato, de las preocupaciones y las tensiones.

Por suerte, esto no debe ser necesariamente así. Actualmente se conoce la utilidad de la meditación para alcanzar estados de ánimo más serenos que de hecho pueden ayudarnos a mejorar nuestra calidad de vida. De igual manera, existen técnicas de meditación que son de mucha utilidad para lograr un mejor descanso y, por lo tanto, nos proporcionan un despertar mucho más ligero y con más energías para enfrentar los retos del día día.

Es importante contar con la mayor tranquilidad posible a la hora de practicar cualquiera de estas técnicas, por lo que es recomendable ubicar el dormitorio en alguna parte de la casa a la que llegue lo menos que se pueda de ruido del exterior. Es posible contribuir a ello con la ayuda de música de relajación, que puede ser música pensada específicamente para practicar la meditación o cualquier otra que a uno le produzca una sensación de tranquilidad.

A continuación, hay que sentarse en el borde de la cama o una silla con la espalda recta y los músculos relajados. En dicha posición, hacer de tres a cinco respiraciones profundas, que sirven para despejar la mente y relajar el cuerpo. Al realizar las respiraciones, hay que procurar no pensar en nada sino, por el contrario, tratar de poner nuestra mente en blanco, realmente libre de preocupaciones y estrés.

El siguiente paso es realizar tensiones en los músculos, comenzando por los dedos de los pies. Esta tensión se debe mantener durante no más de cinco segundos y después relajarlos. Después, hay que continuar con el resto del cuerpo, el pie completo, las pantorrillas, los muslos, los glúteos y así hasta llegar al cuello y la cabeza. En todo momento se debe estar concentrado en que esas tensiones limpien nuestras emociones.

La anterior es sólo una de muchas técnicas que se pueden utilizar para mejorar el sueño y lograr un mayor descanso, pero es útil para destacar la finalidad de llevarla a cabo, que es obtener una mejoría en nuestras vidas, menos sujetos a los acontecimientos estresantes en los que nos vemos relacionados cada día.

Leave a Reply

Your email address will not be published.