Cuando un persona redacta un testamento lo hace esperando que su última voluntad sea cumplida al pie de la letra, es precisamente con este objetivo con el que redacta dicho documento. Puede ser que esa persona viva lejos de nosotros o que hayamos tenido poca comunicación con ella, pero en determinado momento, si buscamos encontrar su testamento, nos costará algo de trabajo pero no es imposible.

Pueden llegar a presentarse casos en los que nuestro familiar viva fuera de nuestro país pero haya algo más allá de la sangre que nos ligue a esa persona; es entonces cuando debemos buscar entre nuestras cosas algún documento que valide nuestro parentesco con la persona para que el procedimiento de búsqueda del testamento sea más efectivo; si encontramos que tenemos una copia del testamento se tiene que notificar inmediatamente al ministerio público. Otra manera de buscar el documento es ponerse en contacto con el abogado de la persona que acaba de fallecer para que nos facilite el testamento.

Hay diferentes tipos de testamento, sea cual sea el tipo que nuestro familiar haya redactado, si somos familia directa, tenemos el derecho de acceder a él para conocer la disposición de las pertenencias testadas. El albacea también es una buena manera de dar con el testamento de nuestro familiar, ya que es el albacea quien debe encargarse de que las órdenes se cumplan al pie de la letra.

Ahora bien, si queremos impugna un testamento o no podemos encontrarlo, siempre debemos ponernos en contacto con nuestro abogado, ya que tenemos derecho a las dos cosas; la impugnación dependerá del estado del testamento y de nuestro parentesco con el fallecido y la imposibilidad de rastrear el mismo puede deberse a la inexistencia del documento. Dependiendo de la localidad en la que se haya redactado el documento serán las reglas legales; en algunos estados podemos pedir que se nos ayude a localizar al albacea del documento, mientras que en otros no es necesario legalizar el documento.

Para evitar malos entendidos siempre debemos legalizar ante un notario el documento que redactamos, así será menos probable que el revisar cómo están repartidas las pertenencias nos genere problemas. En el caso de las personas que no crean testamentos y tiene propiedades o pertenencias que necesiten ser repartidas, se debe consultar con otro tipo de abogados, que dependiendo de la cercanía y parentesco con la persona, definirán para quién es cada cosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.