El aborto es un evento que marca la vida de la mujer que lo vive, sea porque lo eligió o porque su cuerpo así lo decidió generalmente la experiencia se queda registrada y en ocasiones incluso tiene repercusiones psicológicas. Sin embargo hoy se sabe que dichas consecuencias no siempre son negativas y no se presentan de la misma manera ni con la misma intensidad en todas las mujeres, de ahí la pregunta ¿Es necesaria la intervención psicológica post aborto?

La realidad es esta: muy pocas mujeres experimentan sentimiento de culpa después de interrumpir un embarazo no deseado, pero ciertos factores externos como la prohibición y los juicios morales de sus familiares y amigos las llevan a sentirse tristes o con profundo dolor emocional que puede acarrearlas a una depresión. En cambio las mujeres que gozan del apoyo de familiares y amigos al abortar, suelen sentir alivio al haber tomado la mejor decisión para ellas.

Muchas veces los sentimientos que la mujer experimenta después de haber abortado dependen mucho del método que se utilizó así pues los menos invasivos como las pastillas abortivas, tienden a ser menos agresivos para la psique de la mujer, mientras que aquellos para los que necesita internamiento y reposo suelen ser los más significativos.

Aparte del aborto como tal, hay que tener en cuenta que las hormonas se disparan cuando una mujer queda embarazada, es por esto que muchas veces durante el re ajuste hormonal del cuerpo llegan a experimentar sentimientos de abandono, tristeza y angustia, es en ese momento cuando algunas mujeres deciden acudir a terapia psicológica, pues la percepción es distorsionada por los cambios químicos del cuerpo.

Es normal tener sentimientos encontrados después de abortar; podemos sentir alivio por no tener que pasar por el embarazo y la manutención de un hijo pero también sentirnos culpables por estar aliviadas, muchas mujeres llegan a sentirse emocionadas después de abortar lo cual también es normal tomando en cuenta que la maternidad es una responsabilidad muy fuerte, no existen parámetros de normalidad en una vivencia tan personal como lo es el aborto, por lo que debemos aprender a vivir nuestra propia experiencia como vaya sucediendo sin compararnos con otras.

El síndrome post aborto es similar al síndrome post parto; sensación de abandono, tristeza, angustia, remordimiento de conciencia entre otros, sin embargo es importante recalcar que no todas las personas pasan por los mismos procesos psíquicos, por lo que no existen los sentimientos adecuados después de abortar.

La atención psicológica es decisión de cada persona, no es obligatoria y no garantiza que vayamos a sentirnos mejor después de acudir a ella.

Leave a Reply

Your email address will not be published.