Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Cuando estamos realmente conscientes de que nuestro cuerpo es un conjunto de órganos que trabajan en equipo para mantenernos funcionando, entendemos que cuando falla uno, viene una falla o disminución de la calidad de vida. Estamos todos conscientes de que es algo complicado detectar absolutamente todas las señales que nuestro cuerpo envía, pues hay algunas que son tan sutiles que es casi imposible notarlas sin la ayuda de un profesional.

Diferencias en la coloración de la piel, humores e incluso agilidad mental pueden estar tratando de decirnos algo que necesitamos escuchar. A continuación daremos algunas de las señales más comunes del cuerpo y lo que suelen tratar de decirnos.

  • Sarpullido, ampollas y comezón

Muchas personas que presentan estos síntomas pueden estar experimentando la enfermedad conocida como celiaquía que en otras palabras es la alergia al gluten, lo que provoca que al consumirlo aunque sea en cantidades muy pequeñas, nuestro cuerpo ataque a los intestinos. Otra razón para presentar sarpullidos, ampollas y comezón es el estrés excesivo, que se presenta en forma de psoriasis.

  • Hemorroides

No todas las hemorroides salen por obesidad, embarazo o falta de actividad; las hemorroides pueden estar revelando la enfermedad de Crohn, un trastorno inflamatorio del tracto gastrointestinal que se manifiesta en la zona anal. Suelen ser pequeñas llagas, abultamientos carnosos o úlceras.

  • Cambios de caligrafía

De repente no poder escribir como usualmente lo hacemos o tener dificultades haciéndolo puede estar revelando la enfermedad de Parkinson. Las personas que empiezan a presentarla cambian su caligrafía por un estilo más pequeño y amontonado, lo que significa que las conexiones cerebrales empiezan a dañarse.

  • Estallidos de ira

Muchas personas presentan la depresión en forma de estallidos de ira más que en llantos incontrolables o apatía; generalmente a las personas con depresión sin motivo aparente les hace falta algún tipo de vitamina que ayuda al funcionamiento normal de la química cerebral.

  • Encías inflamadas

Más allá de la gingivitis las encías inflamadas pueden estar apuntando a un problema del corazón como arterias carótidas más gruesas, lo que puede llevar a apoplejías e incluso infartos.

Siempre es importante tener un buen control sobre el estado de nuestro cuerpo; si de repente sentimos que estamos funcionando de manera diferente que antes, debemos identificar rápidamente qué es lo que ha cambiado y cómo es que lo ha hecho; si tenemos la posibilidad de detectar el período de tiempo, debemos asistir con un médico para que nos de una revisión integral.

Leave a Reply

Your email address will not be published.