Estamos en el mes de octubre en el cual se conmemora el Mes de la Prevención del Cáncer de Mama a nivel internacional. Es probable que durante este mes hayas visto en la televisión o en internet muchas más información relacionada con este tema, incluso hasta los eventos deportivos se suman a esta campaña y los jugadores suelen portar prendas rosas en referencia a su solidaridad con esta enfermedad.

Y es que el cáncer de mama no es sólo un problema de las mujeres, porque cuando una mujer es diagnosticada con este padecimiento tiene una afectación directa en toda la familia. El cáncer puede ser curable si se detecta a tiempo, por ello es de vital importancia que las mujeres acudan a revisiones periódicas con su médico para que pueda hacer una revisión y verificar que todo está en orden.

A pesar de que las revisiones periódicas son la mejor manera para prevenir la aparición del cáncer, en realidad nosotras podemos hacerlo también desde casa. Nadie mejor que nosotras conocemos nuestro cuerpo y con un examen muy sencillo podemos detectar cualquier anomalía.

Tenemos el poder de detectar el cáncer de mama  con nuestras propias manos, una autoexploración puede ser la clave para detectar a tiempo la enfermedad y buscar un tratamiento que salve nuestra vida. Así que no lo pienses más y comienza a explorarte.

Si aún no conoces cómo hacerlo aquí te decimos cómo hacerte una autoexploración de senos:

Paso 1: Obsérvate frente al espejo con los brazos a un costado y pegados al cuerpo. Lo que debes observar es si el tamaño y simetría de las mamas es el mismo, verifica no tener piel rugosa, zonas rojas o bultos.

Paso 2: Obsérvate con los brazos entrelazados por detrás de tu cabeza, mira tus mamas tanto de frente como de perfil para verificar que el contorno inferior sea de forma regular y circular.

Paso 3: Palpa de pie, pon tu brazo izquierdo detrás de la nuca y con la mano derecha pala tu seno izquierdo, después invierte el brazo y la mano. Para realizar la palpación utiliza los tres dedos medios de la mano y recorre el seno en círculos de fuera hacia dentro, pasa los dedos con firmeza y asegúrate de no tener un bulto. No olvides prestar más atención en la zona de la axila a la mama.

Paso 4: Palpa cuando estés recostada, deberás ponerte una almohada abajo del hombro del seno que comenzarás a palpar, después lleva tu brazo atrás de la nuca y palpa como en el paso anterior.

Paso 5: Pezón, para explorarlo comprímelo con los dedos índice y pulgar para ver si sale algún líquido.

Cualquier cosa que detectes anótalo y coméntalo con tu médico, si es tu primer autoexamen quizá tengas muchas dudas o creas que detectaste algo, visita a tu ginecólogo y consulta con él todas tus preguntas, entre más frecuente lo realices mejor irás conociendo tu cuerpo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.