Dado que existe una estrecha relación entre la apariencia y el estado de salud, no es extraño que el aspecto y autoestima de las personas mejoren como consecuencia de haber decidido tomar el control de su salud.

No obstante, trastornos como la anorexia, bulimia u obesidad, que conllevan un estigma social por el que se atribuye al enfermo un comportamiento negligente en cuanto a los hábitos alimenticios, son, en realidad, padecimientos de origen psicológico y orgánico que desencadenan procesos sobre los que el paciente tiene poco o ningún control.

No todo se trata de los hábitos. En el caso de la obesidad, el aumento constante de peso y la dificultad para perderlo –incluso cuando se sigue un régimen alimenticio y una rutina de ejercicio indicados por un experto– es una señal clara de que es momento de visitar a un médico bariatra. Dicho especialista se encargará de detectar, prevenir y tratar las causas de la obesidad asociadas con las circunstancias de vida de cada paciente.

Si bien la bariatría se relaciona con la nutriología en el sentido de que ambas pueden ofrecer la asesoría necesaria para tratar la obesidad, también es importante recordar que la misma enfermedad puede tener distintos orígenes; por un lado, ser consecuencia de hábitos alimenticios inadecuados (en cuyo caso el nutriólogo será el especialista indicado) y resultar, por otra parte, de un padecimiento en el metabolismo de las grasas u otra circunstancia que implique el sobrepeso como síntoma de alguna otra condición de salud.

Por ello, es común que después de haber tratado con dietas, rutinas de ejercicio y suplementos para bajar de peso y en el momento en que las opciones parezcan agotarse, el nutriólogo canalice a su paciente con un especialista en bariatría para investigar las posibles causas a nivel del funcionamiento orgánico.

Una vez que el diagnostico establece que la obesidad es una comorbilidad y no un padecimiento aislado, la mejor alternativa es acudir a una clínica de obesidad, donde el paciente recibirá una atención personalizada, por lo general seis meses antes de su ingreso y a lo largo de la estadía. Este proceso implicará, en algunos casos, el pasar por una cirugía bariátrica. Razón por la que en la clínica se buscará dar seguimiento vitalicio al tratamiento nutricional, farmacológico y terapéutico, de manera que el paciente tenga la certeza de estar confiando su salud, calidad de vida y la mejora de su apariencia física a los expertos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.