Sin lugar a duda, los dibujos animados han sido parte de nuestra cultura prácticamente desde que la televisión llegó a todos los hogares e incluso antes, con sus divertidos e inolvidables personajes que hasta le día de hoy se encuentran dentro del imaginario colectivo.
Booking.com

Sin embargo, desde entonces el contenido de estos programas para niños no ha sido siempre benéfico para ellos, pues no sólo los hay que muestran demasiada violencia, sino que también encierran tramas incomprensibles para los pequeños, sobre todo cuando son muy chicos.

Por ello, lo mejor que podemos hacer como padres es encontrar caricaturas con contenidos aptos para nuestros hijos, buscando que éstas, además, aporten conocimientos y fomenten el desarrollo de sus capacidades mentales.

Y es que, según especialistas, desde los dos años de edad los programas educativos dirigidos a infantes en esta etapa pueden favorecer el aprendizaje de conceptos básicos como los colores, los números y los sonidos de las letras, fomentando además la curiosidad y otras aptitudes útiles.

Esto, no obstante, no quiere decir que no debamos darnos el tiempo para contar un cuento a nuestros hijos, jugar con ellos, sacarlos a pasear en carriolas, lanzar la pelota o buscar otro tipo de actividades en conjunto, sino que podemos apoyarnos un poco en la tv para darnos unos minutos a nosotros mismos a la vez que los niños se entretienen sanamente.

¿Cuándo dejar que mi bebé vea televisión?

Siguiendo la opinión de pediatras y expertos, es posible dejar que los niños de dos años vean tele durante 30 minutos sin que esto represente ningún problema, aunque en estos casos –y como hemos dicho antes— lo mejor es optar por caricaturas que, a la vez de entretener, cumplan una función didáctica.

Con esto, darás a tus hijos una herramienta para que aprendan diversos conocimientos de forma fácil y divertida, destacando algunos como:

  • Orientación hacia los valores: muchos de los dibujos animados dirigidos a niños pequeños transmiten a través de las relaciones de los personajes valores importantes como la amistad, la honestidad, la lealtad, etcétera.
  • Desarrollo matemático y de abstracción: conceptos de correspondencia numérica y de orientación (cerca, lejos; arriba, abajo; izquierda, derecha) son mostrados gráficamente para que puedan ser comprendidos desde muy tempranas edades.
  • Desarrollo del lenguaje: el modo de hablar pausado y con una clara dicción por parte de los personajes de estas caricaturas responde a la intención de fomentar el desarrollo del habla, además de que varios abordan de forma directa temas sobre el sonido de las letras y los significados de las palabras.
  • Fomento hacia la higiene y la salud. Lavarse las manos antes de comer y después de ir al baño, cepillarse los dientes y los beneficios de bañarse, son cosas que, si bien los padres están siempre al pendiente de que se hagan, también en las caricaturas de este tipo se mencionan para ayudar a fortalecer estos hábitos.

Famosos dibujos animados como Peppa Pig y Pocoyó son una buena opción para que les enseñes cosas como estas a tus niños, además de proyectos didácticos por internet como Ludi el pirata, que puedes ponerles en la tablet cuando van en el coche o en otros lugares en donde no está disponible la tele y necesitas distraer un poco a tus pequeños.

Leave a Reply

Your email address will not be published.