¿Quién dijo que hacer home office es incómodo y poco eficiente? Al inicio de la pandemia, muchas personas carecían de un espacio para realizar sus labores de oficina desde su hogar, debido a que únicamente las realizaban desde las instalaciones de la empresa; y la misma situación pasaba con los niños y adolescentes, quienes contaban con un lugar para hacer tareas, mas no para realizar videollamadas y pasar una jornada entera (o más) frente a la computadora.

Toma nota de los siguientes tips de personas como Alicia Teja Zuñiga, que te ayudarán a tener un espacio eficaz, cómodo y perfecto para trabajar desde casa:

Ergonomía, la clave para un trabajo cómodo

Si aún utilizas una silla del comedor de tu casa, es momento de cambiarla; las sillas ergonómicas de oficina son una gran inversión para equipar tu espacio de trabajo, ya que son cómodas, se amoldan a la curvatura de tu espalda y cuentan con respaldo y coderas para dar ese descanso a tus cervicales y brazos.

En el mercado encontrarás una gran variedad de sillas para home office que encajarán perfecto con la decoración de tu hogar, además al sentarte cómodamente reducirás problemas en la espalda, rodillas y cuello, que pueden ocasionar dolor, curvaturas y restarte productividad.

Una buena iluminación 

Si puedes instalar tu oficina cerca de una ventana, aprovecharás la luz natural y tu vista se cansará menos; evita darle la espalda a la luz, ya que su reflejo te deslumbrará y causará molestias oculares.

Muchos emprendedores y profesionales que han trabajado en casa desde hace tiempo, como Héctor Toledo Teja, recomiendan tener una lámpara de escritorio, que te ayudará a obtener la iluminación que necesitas si trabajas de noche, o te encuentras lejos de los focos de tu habitación.

Delimita tu espacio

De preferencia, tu oficina debe estar en una habitación cerrada donde solo estés tú, pero esta recomendación es poco realista en las casas modernas (que son cada vez más pequeñas) y porque muchos empleados son mujeres, tienen a sus hijos en casa y atienden ambas responsabilidades por igual.

Procura que tu espacio de trabajo esté un poco aislado y no se mezcle con los utensilios de cocina o los juguetes de tus hijos; una mampara, puertas corredizas o un falso plafón te dará privacidad que necesitas para tomar tus reuniones y concentrarte en tus labores.

Evita usar tu cama

Carlos Alberto Miguel Hernández Verástegui recomienda no usar la cama para trabajar ya que, además de ser incómodo, podrías tener dificultades para concentrarte. Si tu hogar es pequeño y tu dormitorio es la única opción para trabajar, aprovéchalo al máximo y ármate de una mesa y silla de trabajo, plantas, un porta garrafón o cafetera mini, y procura darte espacios de descanso para salir a caminar, hacer ejercicio y estirar las piernas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.