Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

La manzanilla es bien conocida por ser un excelente té cuando nos sentimos mal del estómago; desde indigestión hasta gastritis pueden ser controladas con un buen té de manzanilla. Uno de los puntos más convenientes de la manzanilla es que cualquiera de nosotros puede tener un arbusto de esta hierba curativa en casa para uso personal: es fácil de cuidar y también de preparar.

Anteriormente las abuelitas nos curaban a base de tés, infusiones y demás menjurjes sin la necesidad de acudir a los fármacos que si bien ayudan a eliminar algunos padecimientos, también suelen dañar los órganos si se abusa del consumo.

¿Sabía usted que la manzanilla sirve para muchas cosas aparte de aliviar el estómago? Es realidad, hoy le vamos a compartir los secretos de la manzanilla.

Poderoso anti-inflamatorio

La manzanilla también puede ayudar a desinflamar las articulaciones o un golpe que nos hayamos dado, vaya, hasta nos puede servir para deshinchar los ojos después de una mala noche. Para desinflamar las articulaciones podemos poner a hervir la hierba directamente y poner a remojar paños en el agua, tomamos las hierbas, las ponemos entre el trapo ya remojado con la infusión y la colocamos directamente sobre la zona dañada lo más caliente que la soportemos.

Previene la comezón en las encías

Para los bebés la manzanilla es un invento divino, pues justo en la época de dentición, cuando sufren por los dientes que salen, las infusiones de manzanilla y los chochos les ayudan a no desesperarse por la ruptura de la piel. Se recomienda dárselas un poco antes de que el proceso empiece.

Antibacterial

La manzanilla también evita que las bacterias se reproduzcan una vez que hemos consumido algún alimento en mal estado; también puede servir para combatir enfermedades del tracto digestivo e infecciones respiratorias, hepáticas y renales.

Ayuda a combatir el insomnio

Si por las noches nos cuesta trabajo conciliar el sueño de manera natural podemos ayudarnos con una taza de infusión de manzanilla antes de acostarnos; con una o dos bolsitas por taza, la tomamos en la cama a una temperatura tibia y nos ayudará a sentirnos relajados.

Mejora la digestión

Como ya lo dijimos, la manzanilla tiene propiedades digestivas muy notables; si nos excedimos con algún platillo y sentimos malestar estomacal con una taza caliente de té de manzanilla nos vamos a sentir aliviados.

Previene problemas respiratorios

De la misma manera que evita que las bacterias se reproduzcan en el estómago tras ingerir alimentos pasados, nos puede ayudar a combatir la inflamación e infección provocada por los problemas pulmonares; es muy bueno para las personas con asma.

La manzanilla, el azahar y el árnica son tres hierbas que tienen múltiples usos para la salud tanto humana como animal y bien pueden sustituir a algunos fármacos.

¿Ya conoces las costumbres que dañan tu cuerpo? Te invitamos a leer nuestros artículos de mayo y junio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.