Las personas que dedican su vida a profesiones del área de la salud requieren uniformes de enfermería buenos, duraderos y de materiales especiales para poder atender las necesidades de cada paciente que se acerque a solicitar sus servicios. Además de seguir los códigos de vestimenta y seguridad dentro del entorno clínico, es importante pensar en la comodidad, ya que pocas profesiones tienen jornadas laborales más extensas que las de médicos y enfermeras, especialmente dentro de un hospital.

Los uniformes de enfermería se fabrican en diferentes colores para verse diferentes y utilizarse en los sectores necesarios; definir el sitio donde vamos a trabajar es indispensable a la hora de elegir el uniforme. Por ejemplo, si trabajaremos con niños podemos buscar gorros quirúrgicos, batas, accesorios o bordados con caricaturas, figuras geométricas o colores diferentes para ayudar a los pequeños a tenernos confianza y sentirse más relajados durante sus consultas o procedimientos.

Entonces, ¿Qué aspectos tomar en cuenta para elegir el uniforme?

  • Tela. Debemos elegir telas lavables, duraderas y de alta calidad, de preferencia que sean 100% algodón o una mezcla con más algodón que poliester.
  • Modelos de uniformes. Debemos tomar en cuenta que durante nuestra jornada podemos pasar mucho tiempo sentados o parados, que probablemente portemos el uniforme por más de 24 horas y que a veces dormiremos siestas con ellos; pensar en la comodidad es prioridad al elegir nuestro atuendo.
  • Clima. Si bien la mayoría de los hospitales son fríos, en ocasiones nuestro trabajo nos coloca en lugares extremos, pensar en uniformes integrales (bata, chaqueta, pantalones o faldas) nos permitirá tener opciones para los diferentes climas o necesidades durante el trabajo.
  • Costuras super reforzadas. La labor del profesional de la salud puede llegar a ser muy ardua, por lo que los uniformes pueden romperse o rasgarse en poco tiempo. Fijarnos en que las costuras estén reforzadas puede ahorrarnos la compra de nuevos uniformes durante más tiempo.
  • Busca calidad y no precio. Proveedores de uniformes baratos pueden ofrecernos prendas de baja calidad que tendremos que reemplazar en menos tiempo, mientras que guiarnos por mejores telas, costuras reforzadas y 100% algodón puede ayudarnos a mantener nuestros uniformes por más tiempo, lo que a la larga nos hace ahorrar más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.